martes, 6 de octubre de 2015

Reflexión - Madurar es Opcional

Hola Amantes de la lectura!

Para el día de hoy había decidido traerles una entrada especial, algo en lo que he estado pensando muchísimo, luego de leer algunos comentarios y entradas, que al parecer se vuelven cada día más comunes, acerca de la capacidad o no, sobre todo de las mujeres, para escribir.

No sé si el hecho de que muchas escritoras estén teniendo todo el éxito de que gozan en la actualidad, más en el género romántico, además de todo el boom comercial que estos libros están teniendo, y aunque a muchos no les guste, un poco también en virtud del enorme éxito de la trilogía 50 Sombras de Grey, respetable me parece el que piense que no se debe tal boom a éstos libros porque bien es cierto que ya material como éste existía de antemano y para nada se trató de una fórmula nueva empleada por la autora.

Pero en vistas de que he pescado un resfriado que me mantiene un tanto a media máquina, he pospuesto un poco más esa entrada, así pensé en traerles una bonita reflexión que hallé en la red y que deseaba compartir con ustedes.

Y aquí la tienen!


Madurar es Opcional:

El primer día en la universidad nuestro profesor se presentó y nos pidió que procuráramos llegar a conocer a alguien a quien no conociéramos todavía.


Me puse de pie y miré a mi alrededor, cuando una mano me tocó suavemente el hombro. Me di la vuelta y me encontré con una viejita arrugada cuya sonrisa le alumbraba todo su ser.

- Hola, buen mozo. Me llamo Rose. Tengo ochenta y siete años. ¿Te puedo dar un abrazo?.

Me reí y le contesté con entusiasmo: ¡Claro que puede! Ella me dio un abrazo muy fuerte. ¿Por qué está usted en la Universidad a una edad tan temprana, tan inocente?, le pregunté.

Riéndose, contestó: Estoy aquí para encontrar un marido rico, casarme, tener unos dos hijos, y luego jubilarme y viajar.

- Se lo digo en serio, le dije. Quería saber qué le había motivado a ella a afrontar ese desafío a su edad.

- Siempre soñé con tener una educación universitaria y ahora la voy a tener!, me dijo.

Después de clases caminamos al edificio de la asociación de estudiantes y compartimos un batido de chocolate. Nos hicimos amigos enseguida. Todos los días durante los tres meses siguientes salíamos juntos de la clase y hablábamos sin parar. Me fascinaba escuchar a esta "máquina del tiempo". Ella compartía su sabiduría y experiencia conmigo. Durante ese año, Rose se hizo muy popular en la Universidad, hacía amistades a donde iba.



Le encantaba vestirse bien y se deleitaba con la atención que recibía de los demás estudiantes. Se lo estaba pasando de maravilla. Al terminar el semestre le invitamos a Rose a hablar en nuestro banquete de fútbol. No olvidaré nunca lo que ella nos enseñó en esa oportunidad.

Luego de ser presentada, subió al podio. Cuando comenzó a pronunciar el discurso que había preparado de antemano, se le cayeron al suelo las tarjetas donde tenía los apuntes. Frustrada y un poco avergonzada se inclinó sobre el micrófono y dijo simplemente:


- Disculpen que esté tan nerviosa. Dejé de tomar cerveza por cuaresma y ¡este whisky me está matando! No voy a poder volver a poner mi discurso en orden, así que permítanme simplemente decirles lo que sé.

Mientras nos reíamos, ella se aclaró la garganta y comenzó: No dejamos de jugar porque estamos viejos, nos ponemos viejos porque dejamos de jugar. Hay sólo cuatro secretos para mantenerse joven, ser feliz y triunfar. Tenemos que reír y encontrar el buen humor todos los días. Tenemos que tener un ideal. Cuando perdemos de vista nuestro ideal, comenzamos a morir. ¡Hay tantas personas caminando por ahí que están muertas y ni siquiera lo saben! Hay una gran diferencia entre ponerse viejo y madurar. Si ustedes tienen diecinueve años y se quedan en la cama un año entero sin hacer nada productivo se convertirán en personas de veinte años. Si yo tengo ochenta y siete años y me quedo en la cama por un año sin hacer nada tendré ochenta y ocho años. Todos podemos envejecer. No se requiere talento ni habilidad para ello. Lo importante es que maduremos encontrando siempre la oportunidad en el cambio. No me arrepiento de nada. Los viejos generalmente no nos arrepentimos de lo que hicimos sino de lo que no hicimos. Los únicos que temen la muerte son los que tienen remordimientos.

Terminó su discurso cantando "La Rosa". Nos pidió que estudiáramos la letra de la canción y la pusiéramos en práctica en nuestra vida diaria. Rose terminó sus estudios. Una semana después de la graduación, Rose murió tranquilamente mientras dormía. Más de dos mil estudiantes universitarios asistieron a las honras fúnebres para rendir tributo a la maravillosa mujer que les enseñó con su ejemplo que nunca es demasiado tarde para llegar a ser todo lo que se puede ser.

Fin...

Y agrego yo algo más, una frase adicional:


"Crecí para comprobar, que el mundo puede no ser tan maravilloso como muchas personas solían decirme cuando era un niño. Pero después comprendí, que solo nosotros tenemos el poder de asegurarnos de que así sea".

Esta reflexión me hizo literalmente llorar cuando finalicé la lectura, no sé si se trata de una historia cierta, probablemente sí, porque quien la contó o narró jamás divulgó su nombre, para mí no es simplemente una historia de superación. Creo que muchas veces por nuestra inexperiencia y juventud damos por sentado todo en la vida y divagamos constantemente, no nos fijamos verdaderas metas ni luchamos por ellas, o simplemente nos quedamos en el simple soñar y anhelar y nos olvidamos de luchar. Tomamos en consideración las cosas más insignificantes, nos llenamos, como dijo alguien, de problemas imaginarios más que reales.

Muchas personas exitosas dicen que sus logros son simplemente el fruto del esfuerzo y que nada obedece a fórmulas mágicas.

Así que si estás allí y tienes un sueño, una idea, lucha por él, porque definitivamente no sabes si quizás mañana sea demasiado tarde.

Feliz día a todos, espero que la reflexión de hoy haya calado en ustedes tanto como en mí, y ya saben, éste es su espacio así que pueden dejar sus comentarios e impresiones!!! Gracias por llegar al final...


10 comentarios:

  1. Holii !!
    Oh que linda reflexión, porque nos da más animo seguir con el blog porque cada uno le pone su pedazito de corazón y empeño, esta reflexión nos entrega el amor a seguir y a luchar.
    Y la ultima frase a quien no hubiera hecho llorar, yo siento que se me agito el coranzoncito :P
    Y por último con respecto a lo que dijiste al inicio escribir no es facil, creo que todos los libros deben ser valorados te guste o ne te guste, se tomaron tiempo y sobre todo en cada lugar que escribes, dejas un pedazito de lo que eres.
    Muy linda la entrada :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holis! Tienes razón en todo, me alegra que la reflexión te impulse a continuar trabajando en lo que te gusta y que te aseguro haces muy bien, me doy por más que complacida con que te haya dado ánimos y bueno, ya más adelante, cuando me sienta con más energía y mejor me pondré a ello, a hacer la reseña o sección especial.
      Un abrazo y gracias a ti...

      Eliminar
  2. Precioso y un ejemplo a seguir. ¡Que bonito ser así y terminar de esa forma! ¡Por Rose! Bss. El post ha estado genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Glenda! Gracias por pasarte. La historia me impactó mucho y por eso quise compartirla.
      Un abrazo y gracias nuevamente!

      Eliminar
  3. Mi suegra tiene 75 años y va a la Universidad para mayores, precisamente porque no pierde la ilusión por aprender, por conocer gente nueva y sentirse viva. Siempre me dice: yo soy mayor, pero por dentro soy como tú. A cualquier edad necesitamos ilusión para seguir adelante. Preciosa la historia y la reflexión. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow, que historia, todo un ejemplo a seguir, enhorabuena por ella, que orgullosos deben sentirse, porque esa jovencita tiene razón, la edad está en el espíritu y me hace muy feliz que ella no pierda ese brillo y esas ganas de vivir con tanto entusiasmo, porque no es fácil para muchos cuando se llega a una edad longeva, se sienten inútiles o pierden el deseo de seguir experimentando cosas nuevas, ole por ella!!!
      Un abrazo, gracias por compartir tu intimidad...

      Eliminar
  4. Hola!
    Que bonita esta reflexión me ha encantado!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Sí, es preciosa, me moría por contarla y que otros la conozcan, porque quizás alguien esté esperando leer o escuchar algo como eso. Gracias por pasarte y tomarte un tiempo para comentar.
      Besotes...

      Eliminar
  5. Me ha encantado Dana. Es tan cierto, y tan bonito... Ojala todos pensaráramos de esa manera, para que cuando llegue el momento, no nos arrepintamos de no haber intentando hacer algo.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es una historia preciosa, me alegra que te haya gustado y ojalá todos pensáramos de la misma forma, creo que todo sería muy diferente.
      Besos...

      Eliminar