viernes, 15 de enero de 2016

Capítulo 10 - H2A

Hola!

Este viernes tenía programada la publicación, bueno más bien el compartir el capítulo de la novela grupal y por ello me había tomado más tiempo para hacerlo, sin embargo, por razones técnicas el capítulo se publicará el fin de semana, como siempre en el blog de Marilo López, Libros, historias y yo, y por lo tanto he tomado la decisión de subir el capítulo de Historia de Dos Amantes, además de informar que en la medida que voy subiendo luego voy conectando cada uno.

El día de mañana o quizás el domingo, además de publicar el capítulo de Peligrosa Atracción, como finalmente ha quedado titulada la novela, lo tomaré un poco, o eso espero, para organizar las últimas reseñas que voy haciendo, no sé si colocaré igualmente las de Wattpad para que las gente las identifique aparte de las reseñas convencionales, ya veremos.

Espero que les guste y me hagan saber cuál es su opinión.

Y ya saben, al lado derecho del blog tienen el link a Wattpad en donde igualmente voy subiendo cada capítulo y en donde pueden comentar, además de votar.

Aquí se los dejo:

Capítulo 10

Traición al Amanecer



Charles se encontraba en la cocina, que lucía muy moderna y estaba compuesta por una enorme isla que conectaba y servía de comedor también. Hella se sentó en uno de los bancos. Al percatarse de su presencia Charles se dio la vuelta y la enfrentó con una de sus cautivadoras sonrisas.
   —¿Mejor? —dijo con una voz suave y apaciguada.
   —Mejor. — Simplemente respondió y le devolvió la sonrisa, un poco más leve y contenida.
   —Que bueno ¿Té?
   —Por favor.
Charles buscó en los cajones dos tasas y procedió a servir el té, además acercó unos sándwiches y se los ofreció a Hella. Esta tomó uno y le dio las gracias. Ambos permanecieron unos pocos minutos en un silencio incómodo que Charles rompió repentinamente.
   —Creí que se marcharía junto a su compañera, la señorita Williams —dijo observándola de soslayo.
Hella dudó de su respuesta.
   —Sí, bueno, ella tenía un compromiso, con su prometido, no quise retrasarlos así que decidí alejarme un poco del bullicio y todo el movimiento para buscar un taxi, pero la lluvia me lo impidió, además mis zapatos no ayudaron mucho.
   —¿Está descalza?
   —Ehh, sí.
   —Que tonto, buscaré algo para que proteja sus pies, no debe andar descalza por allí, no queremos que pesque un resfriado.
   —Señor Manners. — Hella le tomó del brazo antes de que éste pudiera levantarse, sintió de nuevo un intenso calor recorrer su piel, de modo que lo soltó inmediatamente—. Por favor termine primero su té y su cena, tengo mis pies encima de los apoyos del banco. Charles, dubitativo, hizo ademán de sentarse y continuó con su cena.
   —¿Está segura Hella? De verdad no hay problema en que vaya un momento.
   —Estoy perfectamente señor Manners, ya siento un poco de calor gracias a la ropa seca y el té. — Charles tomó asiento de nuevo tomando el emparedado.
   —¿Y disfrutó de la velada ésta noche? Me refiero a con todo y su asignación.
   —El concierto estuvo increíble, muy bello performance.
   —Sí, es cierto, fue un éxito ¿Gusta de la música académica Hella?
   —Bastante, aunque mi oído es inexperto y no soy precisamente una autoridad en el tema obviamente, pero la tía Harriet solía llevarme a la ópera y conciertos, es muy relajante y la ópera es una experiencia sin igual, la disfruto enormemente. — Repentinamente Hella notó la forma en que Charles la miraba, ensimismado, pero de una manera intensa, así que bajo la mirada a su taza de té y calló. Charles pareció reaccionar ante la evidente incomodidad de Hella y agregó:
   —¿De veras? Qué bien, yo también me he visto fascinado. — Sonrió de forma franca y cálida—. Parece usted cansada, porque no vamos a la sala y descansamos un rato en el sofá ¿Le apetece? — Hella no pudo negarse pues se sentía exhausta.
Ambos se dirigieron a la sala contigua, Charles sin embargo continuó hasta la habitación. Hella se sentó, y se recostó casi en posición fetal, sentía que el frío afloraba en sus pies. Al salir Charles se percató de su incomodidad, acomodó unas pantuflas debajo del sofá, se sentó un poco alejado de Hella, tomó sus pies, ella levantó el rostro, ya que estaba hecha un ovillo, su rostro metido entre los pliegues de las mangas del albornoz para adormilarse, justo cuando Charles llegó. Le tomó por sorpresa la reacción de él y el hecho de que tomara sus pies, los sostuviera encima de su regazo y comenzara a frotarlos. Sintió un enorme placer ante la fricción de sus manos en sus pies, así que por eso no los alejó de él. Recostó de nuevo su cabeza a un lado del sofá. Charles sólo frotaba sus pies, mientras la observaba adormilarse. Era una sensación extraña, necesitaba confortarla, cuidarla. De modo que se acercó más a ella, cuidando de colocar sus pies a lo largo del sofá, cuando estuvo a su lado comenzó a acariciar su pelo, pasó uno de sus brazos por detrás de Hella, a la altura de su cabeza mientras con su mano libre despejó el cabello de su rostro, se recostó, su cara justo frente a la de ella. Hella apenas pudo advertir los movimientos de Charles, se sentía muy aturdida y cansada, abrió levemente los ojos y encontró los de él justo al frente, muy cerca, tan increíble y seductoramente azules. Charles la observaba de una manera que se le antojaba tierna, dulce y finalmente no pudo contenerse más, acercó sus labios a los de ella y comenzó a besarla, primero en una de sus comisuras, luego en la otra. Hella cerró sus ojos y se estremeció ante el contacto con sus labios, Charles no se detuvo allí, comenzó a besar su cuello, luego bajó por la mandíbula hasta llegar al lóbulo de su oreja, fue dejando un rastro de tiernos y suaves besos. De pronto Hella emitió un leve quejido de placer, esto sólo logro que Charles enardeciera más en su deseo, así que se dirigió de nuevo a su boca y comenzó a besarla intensamente, hasta que Hella abrió su boca y la recorrió con su lengua, incitándola más y más, mientras que el beso se volvió más apasionado y Charles terminó acunándola contra el sofá en tanto se posicionaba encima de ella, la besaba con más intensidad, recorriendo nuevamente su cuello y bajando hasta el esternón, tocando su cuerpo por entero con sus manos, sus muslos, su trasero, recorrió su pierna hasta llegar a sus braguitas, las froto con fuerza, y luego comenzó a bajarlas y a posicionar su miembro entre su sexo, frotándose en ella, en medio de su constante excitación.
En ese instante Hella lo apartó y lo empujó a un lado, observándolo totalmente asustada y desorientada, su pecho bajando y subiendo sin control. Charles se levantó, Hella lo escuchó propinar algunas maldiciones a sí mismo, se tapó el rostro con las manos y se frotó el cabello, lucía extraviado y apenado, compungido realmente.
   —Lo siento Hella, no… no fue mi intención aprovecharme de usted… Yo, yo. Será mejor que llamé a Frank para que podamos llevarla a su casa, la lluvia ya amainó y usted tiene mejor semblante. — La observaba consternado y apenado, sus ojos tristes y desesperados. Hella no respondió así que Charles se fue a un lado, a una mesa cercana, tomó un teléfono y llamó a su conductor.
Hella mantenía su rostro cabizbajo, escondido y envuelto entre sus brazos. Sintió que por un momento se dejaría llevar por el calor de la pasión, anhelaba que él la tomara en sus brazos y la llevara a su habitación, a su cama y le hiciera el amor, pero de pronto sintió que todo estaba mal, Charles era el amante de Vivian, no podía traicionarle así. Ella se había molestado tanto para que Hella lograra su artículo y ella le pagaría de una forma tan mezquina. Vivian no parecía románticamente interesada en Charles o viceversa, pero, lo sentía casi como incestuoso, aunque resultara tonto; además el hecho de que él no buscaba más que pasar una noche de pasión, no sería algo real, honesto. Hella observaba a Charles deambular de un lado a otro de la habitación, no podía mantenerse tranquilo, se tapaba la boca, se pasaba las manos por el cabello y no la observaba. Poco tiempo después el conductor llegó, Hella aprovechó el momento para levantarse y encarar a Charles, y ante la mirada extrañada de Frank resolvió decirle:
   —Señor Manners, no será necesario que usted me escolte a mi departamento, creo que perfectamente el caballero puede llevarme. — Charles la observó con atención, con el rostro contraído en un gesto apenado.
   —Hella, yo, sí, creo que será mejor si Frank la lleve a su casa. Frank, por favor, que ella te indique la dirección y no permitas bajo ninguna circunstancia que vuelva a mojarse ¿Está claro? — El conductor asintió y Charles continuó—. En cuanto a sus ropas, las enviaremos a la tintorería Hella y las tendrá de vuelta en unos días, creo que puedo ir por un abrigo y sus zapatos.
Charles se dirigió de nuevo a la habitación y unos segundos después regresó con un abrigo que cubriría por supuesto por entero a Hella, así como sus zapatos—. Esperaremos abajo. — Agregó y ambos sujetos salieron, momento en el cual aprovechó para deshacerse del albornoz de Charles, colocarse los zapatos y seguidamente el abrigo, unos minutos después se encontraba bajando el ascensor al estacionamiento subterráneo del edificio, al salir divisó a Charles frente a la limo, casi a la entrada del ascensor, procedió a abrirle la puerta del automóvil, Hella divisó su rostro por unos segundos.
   —Gracias señor Manners, buenas noches. — Y se metió en el auto. Creyó escuchar a Charles una despedida, éste cerró la puerta y el auto inmediatamente se puso en movimiento. Le dio indicaciones a Frank de adonde se dirigían y éste encendió la radio. El aparato despedía una melodía triste, la voz suave de un hombre decía algo acerca de no haber amor o gloria, ni héroes en tu cielo, y de que no era capaz de mantener sus ojos y su mente lejos de ella, mientras que el sonido lastimoso de un violín le servía de acompañamiento. Sintió tantos deseos de llorar, pero debía resistir hasta llegar a casa porque no quería que ese hombre extraño la viera en tales condiciones. Charles se había mostrado tan arrepentido de lo sucedido, sin embargo, tan distante y frio, «por supuesto, para él sólo constituía un estúpido error, ella no era la clase de mujer que él… se despreció por sentir lástima de sí misma. Que ingenua y que tonta había sido al pensar que él podía desearla realmente».
Cuando finalmente llegaron al edificio, el conductor abrió la puerta, le ofreció un paraguas, aunque ya no llovía, por supuesto no querría disgustar a su jefe desatendiendo su orden, sin embargo, Hella no lo creyó importante, dudaba que volverían a encontrarse, quizás ella había provocado que Charles no intentase reunirse con Vivian nuevamente, ciertamente lo había echado a perder ¿Y si Vivian realmente estaba interesada en él?
En el portal del edificio el conductor esperó a que alguien pulsara para que Hella abriese y se despidió de ésta con un gesto que ella agradeció. Al entrar hizo un saludo en dirección a la recepción, llamó inmediatamente el ascensor, entró, pulsó el botón del piso 8, se recostó al final del ascensor y como si ya no pudiera resistir más su peso se deslizó hasta caer suavemente en el piso.
Allí estuvo unos minutos, con las puertas del ascensor abierto, se levantó como pudo y entró al corredor en dirección a la puerta del departamento, dando gracias de que Vivian saliera unos días antes a Londres a visitar a su madre, así no la vería en tal estado ni le pediría explicaciones.
Entró al recibidor, se quitó como pudo la gabardina, se metió en su cuarto, prácticamente se arrancó los zapatos y se tiró en la cama, se arropó, cerró los ojos e impensablemente se quedó dormida casi de forma instantánea, producto del cansancio y quizás por la situación tan bizarra que acababa de protagonizar. Una vez que sus lágrimas comenzaron a borbotear incesantemente, el sueño y el entumecimiento la vencieron.






No me queda más que desearles que disfruten de su fin de semana y gracias por leerme!!!

4 comentarios:

  1. Guapa, con respecto al capi ya esta. Lamento que ayer finalmente no pudiera subirlo. Espero que la espera haya merecido la pena.

    Sobre tu texto, tengo que ponerme con los anteriores capítulos para que pille la historia. Mucha suerte guapura.

    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marilo! Pues estoy muy intrigada con eso de los capítulos y quizás sigo decepcionada de Taylor, estoy atrasada con la lectura de los últimos dos capítulos y miedo me da leer, gracias por el apoyo guapísima!

      Eliminar
  2. Hola Dana!!!
    Venia buscando el book trailer pero ya no lo encontré!!! Lo vas a volver a subir?? espero que si que me has dejado intrigada!!!
    Con referencia a este capitulo!!!! Bueno... las cosas empiezan a ponerse intensas!! =)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lúthien, el booktrailer está pero lo que sucede es que hubo un error cuando lo subí, así que nada, es más o menos largo, quiero hacerle unos ajustes para que no sea tan tedioso, quizás hacer la versión larga y la corta, jajaja, gracias por el apoyo guapa.
      Un abrazo...

      Eliminar