martes, 19 de enero de 2016

Escritores Autodidactas III

Hola! Hoy les presentaré una nueva entrada dedicada a una escritora norteamericana bastante importante, siguiendo en la línea de los escritores menos convencionales y por sobre todo, aquellos que han destacado por su personalidad y por el hecho de haberse forjado por si mismos, debido a su talento natural y no a una educación formal o en muchos casos, la carencia de ella, es como hallé a ésta escritora bastante conocida e influyente. La verdad de Nelle Harper Lee conocía muy poco, cosa que lamento porque desde ya la llego a considerar una heroína al nivel de lo que es, al menos para mí Jane Austen, y es que algunos se han atrevido a señalar algunas similitudes entre estas dos escritoras, por los hechos en su vida que debieron salvar para darnos a conocer su obra.

Ahora bien, continuando también con la misma línea de las entregas precedentes, presentaré algunos de los hechos más interesantes, al menos algunos, sobre su vida y eso sí, su lamentablemente escasa obra, porque Lee es una de las autoras que es reconocida por haber escrito una novela, si bien el año pasado se publicó un borrador que generó bastante controversia, como ha sido factor común a lo largo de la vida de ésta escritora.

Biografía:

Nelle Harper Lee nació el 28 de abril de 1926 en Monroeville, una pequeña localidad ubicada en el estado norteamericano de Alabama (Estados Unidos). Era, al igual que la protagonista de su famosa novela “Matar A Un Ruiseñor”, hija de un abogado que contaba con la amistad del escritor Truman Capote. También era descendiente del famoso general Robert E. Lee.
Harper estudió Derecho en Alabama hasta 1949. Con posterioridad, se trasladó en los años 50 a la ciudad de Nueva York para trabajar en una compañía aérea. En la Gran Manzana Harper publicó “Matar Un Ruiseñor” (1960), novela de cariz autobiográfico por la que ganó el premio Pulitzer. Fue editada también como “Matar A Un Ruiseñor”.

La historia del abogado viudo Atticus Finch defendiendo a un hombre negro acusado injustamente de haber violado a una muchacha blanca fue llevada al cine con gran éxito por Robert Mulligan con el protagonismo de Gregory Peck.
Después de esta novela, Harper Lee, que no concede entrevistas ni suele aparecer en público, no volvió a escribir otro libro, regresando a vivir a su localidad natal. En el año 2015 se publicó un manuscrito escrito en la década de los 50, “Ve y Pon Un Centinela”, libro que preludió “Matar Un Ruiseñor”.

Algunos datos o hechos curiosos sobre su vida y obra:

  •  La autora de un clásico llamado To kill a mockingbird (Matar a un Ruiseñor) vivió convencida de querer ser escritora, abandonó la carrera de derecho sólo un semestre después de haberla comenzado y se mudó a Nueva York para cumplir su sueño. Es irónico que después de publicar su primera novela se retirara de las letras y se negara a dar entrevistas gran parte de su vida.
  • El personaje de Dill se basó en el amigo de Lee de la infancia, Truman Capote, conocido por aquel entonces como Truman Persons. Dill vivía justo al lado de Scout durante el verano, al igual que Capote, quien vivía con sus tíos mientras su madre visitaba Nueva York. Como Dill, Capote tenía una impresionante imaginación y un don para las historias fascinantes. Tanto Lee como Capote fueron niños atípicos: ambos amaban leer. Lee era una niña poco femenina muy dada a enfrascarse en peleas, mientras que Capote era ridiculizado por su avanzado vocabulario y ceceo. Capote y ella inventaron y representaron historias escritas por ellos mismos en una vieja máquina de escribir Underwood que les dio el padre de Lee. Se convirtieron en buenos amigos a partir del momento en que se sintieron alienados en comparación con sus iguales; Capote se refería a ellos dos como «personas aparte».
  • Además fue la compañera inseparable de Capote en la investigación para escribir A sangre fría (obra que de verdad no he podido leer
  • Muchas escuelas han tratado de prohibir el libro de las bibliotecas, por considerarla inmoral.
  • Lee ha afirmado que Matar un ruiseñor no es una autobiografía, sino un ejemplo de cómo un autor «debería escribir sobre lo que conoce y escribe sinceramente». No obstante, numerosas personas y sucesos de la infancia de Lee tienen un paralelismo con aquellos de la protagonista de la novela, Scout. El padre de Lee, Amasa Coleman Lee, era abogado, como Atticus Finch, y en 1919 defendió a dos negros acusados de asesinato. Tras su condena, ahorcamiento y mutilación, nunca más asumió ningún caso relacionado con un crimen. El padre de Lee era también director y editor del periódico de Monroeville. Aunque más partidario de la segregación racial que Atticus, se volvió más liberal de manera gradual en sus últimos años. Pese a que la madre de Scout murió cuando ella era un bebé y Lee tenía 25 años cuando falleció la suya, la madre de Lee padecía una enfermedad nerviosa que la volvía mental y emocionalmente ausente. Lee tenía un hermano llamado Edwin quien, como el ficticio Jem, era cuatro años mayor que su hermana. Al igual que en la novela, un ama de llaves negra acudía diariamente al hogar de los Lee.
  • Además, calle abajo de donde vivían los Lee se hallaba el hogar de una familia cuya casa estaba siempre tapada con tablas: la base para los Radley de Matar un ruiseñor. El hijo de la familia tuvo algún problema con la justicia y el padre lo mantuvo en casa durante 24 años por vergüenza. Estuvo escondido hasta que fue virtualmente olvidado y murió en 1952.
  • En una entrevista en 1964, Lee expresó que su aspiración era "ser... la Jane Austen del sur de Alabama". Tanto Austen como Lee desafiaron el orden social preestablecido y destacaron el valor individual sobre la posición social.
  • Harper Lee pudo escribir Matar un ruiseñor gracias a un regalo navideño. Desde 1950 Harper Lee compaginaba la escritura con un empleo en una aerolínea neoyorkina, la British Overseas Airways Corporation. En noviembre de 1956 Truman Capote presentó a Lee al matrimonio de filántropos Michael y Joy Williams Brown. La por entonces joven escritora se atrevió a enseñarle algunos de sus textos a los Brown y ellos quedaron tan entusiasmados que cumplieron el que bien podría ser el sueño de cualquier escritor. En diciembre enviaron una nota a Lee que decía: «Tómate un año lejos de tu trabajo para escribir lo que quieras. Feliz Navidad». Con la nota se adjuntaba una cantidad de dinero equiparable al que podría haber sido su salario anual. Ella aceptó y durante ese año escribió Matar un ruiseñor, publicado en julio de 1960. Irónicamente la novela, que ha vendido más de treinta millones de copias en todo el mundo, ha hecho que Lee no necesite volver a trabajar nunca más. Por cierto, que la identidad de los Brown no se conoció hasta que Michael no lo confesó en una entrevista en 2012.
Y así encontramos muchos hechos curiosos, anecdóticos e históricos que componen la nada convencional historia de vida de ésta gran autora, espero que les haya gustado la entrada y que se sientan atraídos, como definitivamente lo he hecho yo con su obra. Creo que algunos de los personajes que hallaremos en Matar a un Ruiseñor han sido clave para muchos de los clichés que encontramos en el mundo del cine, porque a pesar de no haber leído su obra ni visto la película que en su momento protagonizó Gregory Peck y cuya interpretación le valió el premio de la academia, he visto muchas películas en cuyo argumento muestran las luchas por los derechos civiles que definitivamente están muy asociados con ésta novela o eso pienso yo ¿Qué dicen ustedes?




2 comentarios:

  1. ¡Que entrada más interesante! Te felicito. Muchas autoras desconocidas tienen tanto que entregar, mucho mejor que otras que ya conocemos.
    Sin duda voy a buscar algo de esta autora y ya te contare mi experiencia personal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, la verdad es que ella no escribió mucho pero es una imperdible.
    Beso.

    ResponderEliminar