martes, 26 de enero de 2016

Escritores Autodidactas IV

Hola! Hoy martes, como ha venido funcionando durante éste mes, les traigo una nueva entrada dedicada a autores, no sólo grandísimos y mega conocidos, sino que también se caracterizan por haberse forjado por si mismos en el arte de la escritura.


Este día lo dedico a un escritor reconocido, José Saramago, aunque ya a una edad avanzada y del que hasta ahora, no entiendo bien por qué razón, no he leído algo de su trabajo. De modo que ésta serie de entradas me están sirviendo a mí también, de alguna manera para conocer y darme cuenta de las obras y sus autores, que hasta el momento no he tenido la oportunidad de disfrutar por cualesquiera razones.

Como ha venido siendo la dinámica de ésta sección especial, voy a dedicarla a tocar algunos aspectos de la vida del autor que quizás son más anecdóticos y particulares y una breve biografía.


Biografía: 



José Saramago nació en Azinhaga (Portugal) en 1922. Antes de responder a la llamada de la literatura trabajó en diversos oficios, desde cerrajero o mecánico, hasta editor. En 1947 publicó su primera novela, "Tierra de pecado", ahora reeditada en Portugal, coincidiendo con los cincuenta años de su aparición. Pese a las críticas estimulantes que entonces recibió, el autor decidió permanecer sin publicar más de veinte años porque, como él afirma ahora «quizá no tenía nada que decir». Sin embargo, a finales de los sesenta se presentó con dos libros de poemas: "Os poemas possiveis" y "Provavelmente alegría" (parte de un ciclo que completaría en 1975 con "O ano de 1993"). Puede que la demorada publicación de sus textos sea el motivo por el que numerosos críticos lo consideran un «autor tardío». Y quizá sea cierto, aunque ello en modo alguno vaya en contra de una cuestión mucho más importante: Saramago es dueño de un mundo propio, minuciosamente creado, libro a libro, y su obra lleva muchos años situándolo en el primer plano literario de su país. Ya sus primeras publicaciones en prosa -"Manual de pintura y caligrafía" (1977) y "Alzado del suelo" (1980),- lo acreditan como un autor de indiscutible originalidad, por su controvertida visión de la historia y de la cultura. 

"Los escritores viven de la infelicidad del mundo. En un mundo feliz, no sería escritor".

No obstante, la celebridad y el reconocimiento a escala internacional le llegan con la aparición en 1982 de su ya legendaria novela "Memorial del convento", a la que siguió "El año de la muerte de Ricardo Reis". En esta última, su precisa y sentimental indagación del universo de Fernando Pessoa -a través de uno de sus heterónimos- se convierte casi de inmediato en una obra «de culto», que cruza todas las fronteras. El trabajo narrativo de José Saramago goza desde entonces de una admiración sin límites, que cada nuevo título va confirmando: "La balsa de piedra" (1986), "Historia del cerco de Lisboa" (1989), "El evangelio según Jesucristo" (1991), "Casi un objeto" (1994), "Viaje a Portugal" (1995) o "Ensayo sobre la ceguera" (1996). Todos estos textos -que suscitan tantos elogios como reñidos debates- consagran a José Saramago como una de las principales figuras de la literatura de este siglo.



"La historia se escribe desde el punto de vista de los vencedores, los vencidos nunca han escrito la historia. Y se escribe, fatalmente, desde un punto de vista masculino".

Distinguido por su labor con numerosos galardones y doctorados honoris causa (por las Universidades de Turín, Sevilla, Manchester, Castilla-La Mancha y Brasilia), José Saramago ha logrado compaginar sus viajes y su labor literaria con su amor a Lisboa y sus estancias en Lanzarote, lugares en los que reside alternativamente y donde lleva adelante su búsqueda artística de todo aquello que la historia no recoge, sustrayéndolo al conocimiento del hombre. Algo que señala con justificada reiteración en Cuadernos de Lanzarote, verdadera autobiografía espiritual donde Saramago subraya las líneas maestras que guían su escritura.

Ha recibido el Premio Camoes, equivalente al Premio Cervantes en los países de lengua portuguesa.

Algunos datos Curiosos:

Una infancia sin libros
Saramago confesó en más de una ocasión que en su casa sólo recordaba un libro en la estantería: A Toutinegra do Moinho, de Émile Richerbourg.

30 años de silencio (editorial)
Tras la publicación de su primera novela en 1947, Tierra de Pecado, no volvería a conseguir publicar su siguiente libro hasta treinta años después, con Manual de pintura y caligrafía. Pero no alcanzaría la fama hasta los años 80, con Memorial del convento y El año de la muerte de Ricardo Reis.

Un ateo que enamora a los teólogos
Sus tensiones con la Iglesia y lo que representa fueron manifiestas, especialmente tras la publicación de su libro El evangelio según Jesucristo a principios de los 90, tachado de blasfemo y considerado una provocación. Sin embargo, teólogos como Juan José Tamayo no han dejado de admirar y subrayar la belleza de la definición de “El Creador” que propuso Saramago: “Dios es el silencio del universo, y el ser humano, el grito que da sentido a ese silencio”.

Sus Oficios
A los quince años abandonó los estudios por falta de medios y tuvo que ponerse a trabajar de cerrajero. Luego se desempeñó en una caja de pensiones y más tarde se dedicó al periodismo, la labor editorial y la traducción. Al igual que el brasileño Carlos Drummond de Andrade, Saramago trabajó durante mucho tiempo como funcionario público.

Antisemita 
El escritor fue acusado de antisemitismo, al declarar en una entrevista con un diario brasileño que "los judíos no merecen compasión por el sufrimiento que han soportado durante el Holocausto". En realidad, Saramago trató de criticar la posición de Israel en el conflicto israelí-palestino.

Benedicto XVI
Saramago fue un gran crítico El Papa Benedicto XVI. Su cambio de Portugal a las Islas Canarias se produjo, al menos en gran parte, debido a las críticas del libro El Evangelio según Jesucristo.

Brasil
Pocas personas saben, pero José Saramago casi emigró a Brasil en los años 60. Entre los libros que se publicaron de su autoría en este país se encuentran: El año de la muerte de Ricardo Reis (1988) y La Balsa de Piedra (1988).



Espero que les haya gustado la entrada de hoy, porque para mí ha sido tan especial como el personaje del que trata!!



4 comentarios:

  1. Yo he tenido la dicha de leerlo. Ensayo sobre la ceguera es el más conocido y creeme cuando te digo que es una critica social brutal con una novela muy bien llevada, que te deja los pelos como escarpias, y lo mejor es la continuación que ahora no recuerdo el título pero que es genial.
    Espero que disfrutes de este autor el día que decidas leerlo.
    Me encantaron los datos curiosos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Cuando me hablas de la ceguera, entiendo o al menos intuyo el grado de reflexión y de como dices, crítica social a la que debe referirse, creo que éste autor es una de esas mentes más lúcidas de nuestro tiempo, gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar