miércoles, 7 de septiembre de 2016

EDLS #17: Ernest Hemingway

Hola Amantes de la lectura!

Como cada semana, hoy quiero entregarles una nueva entrada de ésta sección, que como ya les he mencionado en múltiples oportunidades, disfruto muchísimo, pues se trata no sólo de dar a conocer a otros las biografías de autores de renombre, como no tanto también, a través de las múltiples curiosidades que se produjeron en sus vidas, sino que también de alguna manera me entero yo también de circunstancias y situaciones que van más allá muchas veces de la estela mítica que arropa sus carreras, sino que también se descubren hechos que no sólo marcaron su vida y obra, sino quizás incluso la historia en sí de la humanidad y de como les influye y la trasladan a través de su trabajo.

Este es el caso por ejemplo de éste autor norteamericano tan brillante como legendario, que ha influido a múltiples generaciones y que lo seguirá haciendo, de eso no cabe duda, pero de cuya vida pues, puede decirse fue a la par trágica y solitaria de alguna manera, tal y como lo eran las de sus propios personajes, tan románticos.

Biografía:


Ernest Miller Hemingway (Oak Park, 1899 - Ketchum, 1961). Narrador estadounidense cuya obra, considerada ya clásica en la literatura del siglo XX, ha ejercido una notable influencia tanto por la sobriedad de su estilo como por los elementos trágicos y el retrato de una época que representa. Recibió el premio Nobel en 1954.

Ya se había iniciado en el periodismo cuando se alistó como voluntario en la Primera Guerra Mundial, como conductor de ambulancias, hasta que fue herido de gravedad. De vuelta a Estados Unidos retomó el periodismo hasta que se trasladó a París, donde alternó con las vanguardias y conoció a E. Pound, Pablo Picasso, J. Joyce y G. Stein, entre otros. Participó en la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial como corresponsal, experiencias que luego incorporaría a sus relatos y novelas.

Él mismo declaró que su labor como periodista lo había influido incluso estéticamente, pues lo obligó a escribir frases directas, cortas y duras, excluyendo todo lo que no fuera significativo. Su propio periodismo, por otra parte, también influyó en el reportaje y las crónicas de los corresponsales futuros.
Entre sus primeros libros se encuentran Tres relatos y diez poemas (1923), En nuestro tiempo (1924) y Hombres sin mujeres (1927), que incluye el antológico cuento "Los asesinos". Ya en este cuento es visible el estilo de narrar que lo haría famoso y maestro de varias generaciones. El relato se sustenta en diálogos cortos que van creando un suspense invisible, como si lo que sucediera estuviera oculto o velado por la realidad. El autor explicaba su técnica con el modelo del témpano de hielo, que oculta la mayor parte de su materia bajo el agua, dejando visible sólo una pequeña parte a la luz del día.

Otros cuentos de parecida factura también son antológicos, como "Un lugar limpio y bien iluminado", "La breve vida feliz de Francis Macomber", "Las nieves del Kilimanjaro", "Colinas como elefantes blancos", "Un gato bajo la lluvia" y muchos más. En algunas de sus mejores historias hay un vago elemento simbólico sobre el que gira el relato, como una metáfora que se desarrolla en el plano de la realidad.

La mayor parte de su obra plantea a un héroe enfrentado a la muerte y que cumple una suerte de código de honor; de ahí que sean matones, toreros, boxeadores, soldados, cazadores y otros seres sometidos a presión. Tal vez su obra debe ser comprendida como una especie de romanticismo moderno, que aúna el sentido del honor, la acción, el amor, el escepticismo y la nostalgia como sus vectores principales. Sus relatos inauguran un nuevo tipo de "realismo" que, aunque tiene sus raíces en el cuento norteamericano del siglo XIX, lo transforma hacia una cotidianidad dura y a la vez poética, que influiría en grandes narradores posteriores como R. Carver.

Sus novelas tal vez sean más populares aunque menos perfectas estilísticamente que los cuentos. Sin embargo, Fiesta (1926) puede ser considerada una excepción; en ella se cuenta la historia de un grupo de norteamericanos y británicos, integrantes de la llamada "generación perdida", que vagan sin rumbo fijo por España y Francia. En 1929 publicó Adiós a las armas, historia sentimental y bélica que se desarrolla en Italia durante la guerra. En Tener y no tener (1937), condena las injusticias económicas y sociales. En 1940 publicó Por quién doblan las campanas, basada en la Guerra Civil española. Esta obra fue un éxito de ventas y se llevó a la pantalla. 

En 1952 dio a conocer El viejo y el mar, que tiene como protagonista a un modesto pescador de La Habana, donde vivió y escribió durante muchos años enfrentado a la naturaleza. Algunos críticos han visto en este texto la culminación de su obra, porque en él confluyen el humanismo y la economía artística; otros, sin embargo, opinan que éste no es el mejor Hemingway, por una cierta pretensión didáctica. 

Datos curiosos:

  • Durante su juventud fue aficionado al boxeo, a la pesca y al fútbol americano.

  • En 1918, con 18 años, fue enviado a Italia para combatir en la Primera Guerra Mundial. Condujo ambulancias en ese país y Francia.
  • Después de prestar servicio, al término de la guerra, trabajó en el Toronto Star, diario canadiense en el que sirvió como corresponsal en París.
  • En 1923 se radicó en la capital francesa con Hadley Richardson, su primera esposa. A una ciudad que se caracterizaba por huéspedes ilustres como James Joyce, Francis Scott Fitzgerald y Ezra Pound fue a parar el joven Hemingway.
  • Después de leer El Gran Gatsby y de publicar varios relatos en revistas francesas y norteamericanas, Hemingway apuesta por la novela. Aguas Primaverales es su debut en este género.
  • En 1927 se divorció de Hadley Richarson, a quien le dejó las ganancias de la obra Fiesta (su segunda novela), para casarse con Pauline Pfeiffer, una periodista estadounidense que trabajó en la revista Vogue.
  • Un año después ambos abandonaron París para radicarse en Estados Unidos. En Kansas City nació Patrick, el segundo hijo de Hemingway.
  • Durante esta década viajó con su familia a África y compró un jate, al que llamó Pilar, para recorrer el mar Caribe. Algunas de sus experiencias en esa época están retratadas en obras posteriores.
  • En 1931, Hemingway recibió un gato blanco con seis dedos, polidactilia, a quien llamó Snowball. Obsesionado con la mutación genética particular, Ernest terminó rodeado de 50 gatos en su propiedad de Key West. El escritor estadounidense hizo tanto por “promover” a esta raza que hoy se conocen como gatos Hemingway. Su casa, convertida en museo, está repleta de múltiples gatos con seis dedos que tienen libertad de deambular por la propiedad.
  • A finales de los treinta trabajó como corresponsal de la Guerra Civil Española. En esa oportunidad se reencontró con la periodista Martha Gellhorn, a quien ya había conocido en Florida. En 1937 los dos vivieron un romance que terminaría con su separación de Pauline.
  • Su relación con Martha tuvo un segundo aliento en Cuba, exactamente en un lugar conocido como Finca Vigía, una casa campestre que se mantiene en pié. Luego de firmar la separación de Pauline, Hemingway contrajo matrimonio por tercera ocasión el 20 de noviembre de 1940, en Wyoming.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Hemingway viajó a Europa otra vez como corresponsal de la revista Collier junto con el fotoperiodista Robert Capa. Estuvo en el desembarco de Normandia sólo que permaneció a bordo de los navíos debido a que era considerado “muy valioso como para perderlo”. Una vez en tierra, Hemingway consiguió permiso para realizar operaciones de inteligencia en el pueblo de Ramboullet, hecho que lo convirtió en el líder de un grupo paramilitar de soldados franceses, civiles y un agente secreto. Su pequeño pelotón se refería a Hemingway como Papa, Capitán o Le Grande Capitan, encumbrando así algunos de sus apodos más famosos. En este tiempo se enamoró de la periodista Mary Welsh.

  • El Comité para la Seguridad del Estado, la agencia de inteligencia de la Unión Soviética, reclutó a Ernest Hemingway como espía después de que conoció a múltiples agentes soviéticos en Cuba e Inglaterra durante la Guerra Fría. Bajo el nombre código “Argo”, Papa probó que sus habilidades residían en la máquina de escribir y no en la filtración de información. Según lo revelado por el ex agente Alexander Vassiliev, Hemingway era un muy mal espía, pues proporcionaba información inútil o incompleta.
  • En 1946 se casó por cuarta vez, en esta ocasión con Mary Welsh. Mientras estuvo con ella escribió Al otro lado del río y El Viejo y el mar.
  • Hemingway ganó el Pulitzer en 1953, por El Viejo y el Mar. Después de eso, Papa afirmó que nada que escribiera después podría superar lo hecho con esa novela. Un año después, el Comité Nobel -galardón que no fue a recibir en Estocolmo por problemas de salud- le otorgaría el máximo galardón literario por “su maestría en el arte de la narrativa, recientemente demostrado por la obra “El Viejo y el Mar”, y por la influencia que ha tenido en el estilo contemporáneo”. Su casa en Cuba rápidamente se llenó de periodistas que informaron sobre su adicción al alcohol. De este país salió después de la Revolución Cubana, hecho con el comulgó mientras Estados Unidos y la Isla entraron en conflicto político.
  • Hemingway siempre creyó que era espiado por el FBI, un hecho que causó que sus amigos supusieran que el escritor se había vuelto loco. Sin embargo, documentos revelados en 1983, afirman que el FBI sí espió las acciones del héroe de guerra, intervino sus teléfonos, siguió su carro e inspeccionó sus cuentas. El propio John Edgar Hoover, primer director del FBI, estuvo involucrado en el espionaje, y afirmó que el espionaje se debió a las relaciones del escritor con Cuba.
  • Al abandonar Cuba, Hemingway dejó en Finca Vigía infinidad de manuscritos, 2.000 de los cuales aún conserva el gobierno cubano. Dichos manuscritos se han estudiado durante décadas; según el diario El País, de España, el Nobel “prefería escribir ­–de pie con zapatillas de andar por casa, primero a mano y luego a máquina–, en su luminoso cuarto”. 
  • 1960 es el año en que los Hemingway salieron de Cuba para volver a Estados Unidos. A pesar de su delicado estado de salud, que incluyó afecciones en el hígado y corazón, la revista Lige Magazine lo contrató para escribir notas sobre corridas de toros en España.
  • En Ketchum, Idaho, el 2 de julio de 1961, preso de una depresión que arrastraba desde finales de los cincuenta, Hemingway se disparó en la cabeza con una escopeta.

Y bien eso es más o menos todo lo relacionado con la vida de éste más que interesante como icónico escritor y periodista, qué les ha parecido? Han leído algunas de sus obras?

6 comentarios:

  1. Gracias por la entrada Dana, no he leído al escritor, pero ha sido bueno conocerlo mas.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    En mi colegio pusieron como lectura obligatoria El Viejo y el Mar, la verdad no recuerdo mucho de la obra pero si sé que me gusto el libro. Me encanta conocer más sobre estos autores y ver sus vidas a través de esos datos curiosos.
    Como siempre, excelente entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa! Me encantan estas entradas, gracias por darnos a conocer tan bien la vida y obra de los autores. Un besote

    ResponderEliminar