martes, 20 de diciembre de 2016

Reseña #41: Suave es la Noche

Hola Amantes de la lectura.

Aquí estamos de nuevo, tomando las cosas con calma y con una nueva reseña.

Esta novela, como ya les había comentado en varias ocasiones, fue incluida dentro del reto literario 2016, se trata de una obra del reconocido escritor norteamericano Scott Fitzgerald, que de entre todas, digamos, y para algunos entendidos, es la menos apreciada o lograda, pero mejor vamos con la reseña.

Sinopsis:

Dick y Nicole Diver, una pareja norteamericana, llega a la Riviera francesa en los años en que allí se citaba la beautiful people de todo el mundo. Son ricos, inteligentes, elegantes, irresistiblemente atractivos. Pero hay algo que no es perfecto. Nicole tiene un secreto, Dick una debilidad, y juntos se dirigen irremediablemente hacia las rocas contra las que su aventura puede estrellarse. Suave es la noche es una de la mejores novelas de Francis Scott Fitzgerald, el autor de El gran Gatsby, y, según su esposa, Zelda, «hay mucho de su propia vida en este atormentado retrato de la opulencia destructiva y el idealismo malogrado».

Suave es la noche, fue publicada por primera vez en la Scribner’s Magazine entre enero y abril de 1934, en cuatro entregas.

El título de la obra proviene de la Oda a un ruiseñor, de John Keats:

Already with thee! tender is the night (IV, 5)

La novela refleja una etapa de la vida del propio autor: en 1932, su mujer Zelda Sayre Fitzgerald fue hospitalizada por esquizofrenia en un sanatorio en Baltimore (Maryland). El escritor alquiló entonces la villa llamada "la Paix", en el suburbio de Towson, para escribir ésta novela: la historia del ascenso y caída de Dick Diver, un joven y prometedor psicoanalista, y su mujer, Nicole, quien al mismo tiempo era una de sus pacientes. Al ser publicada, ésta obra fue la primera novela de Fitzgerald en más de nueve años, y la última que llegaría a completar. Durante el proceso de redacción se quedó varias veces sin dinero, y tuvo que recurrir a su editor y agente, o escribir relatos breves para revistas comerciales. A comienzos de los años 30, sin duda la vida del autor se encontraba en un momento oscuro, lo que se transparenta en la propia obra.

La novela fue publicada en dos versiones distintas. La original, de 1934, utilizaba flashbacks para introducir elementos en la trama, mientras que la segunda versión, preparada por un amigo y crítico de Scott Fitzgerald, Malcolm Cowley, a partir de las notas del propio autor, sigue un orden cronológico. Esta segunda versión se publicó póstumamente en 1951, y algunos críticos sostienen que Cowley decidió llevar a cabo ésta revisión a causa de las reseñas negativas que la obra estaba recibiendo en su versión primitiva, con su estructura temporal no lineal (*).

Reseña:


La lectura de ésta obra me ha resultado realmente difícil de conseguir, y no porque no me gustase lo que encontré entre sus páginas, sino por los problemas de que también les había venido comentando. 

Una vez finalizada, me dejó un sentimiento un tanto agridulce, quizás porque esperaba un final más desgarrador, como esos que una espera de un escritor del estilo de Fitzgerald, y al mismo tiempo creo que esperaba algo más, quizás por el sentido idealista que venía forjando acerca de su protagonista masculino, por el que llegué a sentir cierto grado de empatía, ésta especie de héroe romántico muy venido a menos, que al final siento se queda con las manos vacías y una profunda desdicha.

Leyendo algunas opiniones de la obra, algo que suelo hacer en contadas oportunidades, quizás intentando ver en ellas impresas mis propias impresiones y sentimientos con respecto a la novela, alguien comentaba que el primer libro, ya que la novela se encuentra dividida en tres partes (libros), le había resultado brillante, en lo particular la hallé demasiado banal, quizás porque finalmente banalizaba la vida de los Diver, la pareja protagonista, si bien Fitzgerald nos lo plantea desde el punto de vista de la no menos frívola Rosemary, una joven promesa de Hollywood, quien cae rendida ante los encantos, excesos y opulencia de los Diver y una suerte de personajes secundarios que actúan, al menos en principio como una especie de séquito. Ya que sin algo destaca el matrimonio Diver, es precisamente por la exuberancia de su vida, un tanto disoluta en oportunidades y demasiado perfecta, pero que al final y como uno comienza a vislumbrar, es simplemente una fachada.

Al iniciar el segundo libro, y que quizás a algunos les resulte más de relleno, pienso particularmente que la historia toma mayor sentido para mí, es un apartado que emplea el autor para descubrirnos el secreto que esconden Dick y Nicole Diver, el cómo se conocieron y qué es lo que esconden bajo toda esa fachada.

Dick me resultó un héroe romántico, quizás al más puro estilo de Fitzgerald, al menos no en términos por ejemplo, como Gatzby, pero sí encontré en él un aire de sacrificio, inteligencia, vivacidad y sentido del honor, que he vislumbrado en otros personajes de su autoría. Quienes conozcan el destino del autor y el de su esposa Zelda, creo que también entenderán eso de que ésta es una novela que encierra mucho de la vida del propio escritor y de la época deslumbrante pero al mismo tiempo deslustrada que le tocó vivir, quizás el punto de inflexión entre las dos grandes guerras, que quizás muchos no lo esperaban pero se convirtió en un paréntesis a todo el desasosiego experimentado por la humanidad en aquella época.

El tercer libro se torna algo repetitivo, y está marcado por el declive de los Diver, y creo que en éste punto comencé a detestar un poco la actitud de Nicole y ponerme un poco del lado de Dick, por lo que ya conocemos de él y de todo lo que de alguna manera ha debido sacrificar, su propio yo y su propia libertad.

Fuente: Vogue Magazine
Decir que los personajes femeninos de Fitzgerald, no sé, siento que resultan bastante frívolos, desequilibrados y en ocasiones hasta desdibujados, pero en términos generales, son personajes - en general me refiero - que se sienten muy reales y que pasan por diferentes estadios de su vida, sin una exagerada carga de drama, por momentos incluso tragicómicos.

Es una obra que en definitiva sí que recomiendo, al menos a quienes les interesen éste tipo de historias, cargadas de un idealismo un tanto decrépito, llenas de una prosa preciosista pero sencilla y que atrapa, que describe de forma magistral una época de la humanidad, que al menos algunos disfrutamos especialmente, con personajes masculinos bastante mejor desarrollados, eso sí, ya que al menos en mi particular opinión Fitzgerald no se caracteriza en esencia por presentar personajes femeninos admirables, pero dentro de su estilo lo tomo como una cualidad, porque nos presenta al menos su visión del papel de la mujer dentro de una sociedad construida bajo el lema de la familia idealizada en función del gran sueño americano y que por momentos cumple un rol meramente decorativo. 
Como nota aparte, comentarles también que existe una adaptación de la novela al cine de 1962, dirigida por Henry King y protagonizada por Jennifer Jones y Jason Robards, y que si tienen la oportunidad también los invito a ver.

* Tomado de Wikipedia.

                                                                                     

7 comentarios:

  1. hola,
    este es un libro que no me llama nada asi que de momento lo dejo pasar. La peli me suena un monton, igual la he visto... investigare a ver si ya la he visto

    besotes

    ResponderEliminar
  2. por cierto, no viene a cuento cn este post pero queria decirte que en el concurso de mi blog he contabilizado tus comentarios (los validos para el concurso) y tienes 15 asi que podrias escoger dos numeros mas... te lo queria decir por mail pero no lo he encontrado... borra este mensaje si quieres, es que no sabia por donde decirtelo
    besos

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    La verdad es que la trama no me termina de convencer del todo pero si tengo dentro de mis propósitos leer algo de este autor, aunque todavía no sé con cuál empezar.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale Isa, la verdad me ha gustado mucho su pluma, ya nos contarás!

      Besitos!!

      Eliminar
  4. Hola!
    Este no me llama demasiado así que lo dejo pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar