martes, 5 de enero de 2016

Especial - Escritores Autodidactas

Hola Amantes de la lectura!

Como lo prometí ayer, hoy estoy de vuelta con una nueva entrada, bastante diferente a lo que he publicado hasta hoy, y que trata de un tema que en el 2015 resultó un poco candente y levantó pasiones en algunas de las redes sociales más conocidas, incluyendo por supuesto Blogger.

Al igual que como he venido haciendo, les dejo lo que preparé en su momento y me limitaré a transcribir textualmente la entrada.



Hace un tiempo que les comenté que me encontraba entusiasmada y decidida con la idea de montar una entrada bastante especial, al menos para mí, y cuya iniciativa nació gracias a los comentarios y entradas que han estado pululando en la red sobre la necesidad o no de que los escritores deben por obligación estar ¿Calificados? ¿Preparados? para ejercer como tales, y esto en especial cuando al género femenino se refiere. Es una consideración que respeto pero que simplemente no comparto puesto que la vida me ha demostrado que esto es totalmente falso.

A lo largo de la historia nos hemos encontrado con obras de cuyos autores quizás algunos desconocemos un poco, porque probablemente no sentimos la curiosidad o el deseo de involúcranos con su historia personal ya que simple y llanamente nos interesa disfrutar de sus obras y es algo perfectamente respetable también, sin embargo, lanzarnos a evaluar hechos y situaciones sin la respectiva y necesaria indagación de los mismos en ocasiones conlleva a establecer criterios carentes de base y más bien demasiado subjetivistas, surgidos de una creciente insatisfacción o negación de la realidad. Y para mostrar nuestro desacuerdo con la realidad existente, realizamos proclamas, como ya mencioné, carentes de lógica o totalmente infundadas.

Tal parece que el fenómeno de la autopublicación, en especial el éxito que se está suscitando con el género romántico, no así con otros géneros con los cuales algunos de estos lectores parecen no demostrar su inconformidad o recelo, como prefieran llamarlo, ya que en su mayoría también están a cargo de la pluma de una mujer, está levantando ciertas suspicacias. 

Tal es así que algunos blogueros – eso sí, del género masculino – se han estado dando a la tarea de satirizar y criticar enérgicamente los contenidos de éstas obras así como a sus autoras, al igual que con muchas de las blogueras que por lo general son ávidas lectoras del género y que de alguna manera han estado contribuyendo, como no, al auge de la narrativa romántica, a la cual muchos, incluyendo autores de otros géneros han categorizado (a éste auge de la novela romántica) como un fenómeno pasajero y en ciertos casos mediocre.

Ahora bien, lamentablemente, y digo lamentable para quienes exteriorizan cierta aberración a la narrativa romántica y en especial a la erótica, esto parece picar y extenderse, ya no sólo al ámbito literario sino que también al séptimo arte o incluso la Tv, a lo cual se suma un gran número de autores masculinos, quienes no se te atrevían antes - bueno, es claro que existe un grupo reducido de ellos que sí – a desarrollar sus escritos inspirados en el género en cuestión, pero muy sagazmente se han percatado de que las principales consumidoras, es decir, las mujeres, porque digo de nuevo, “lamentablemente “los lectores del género masculino van mermando de forma considerable - y algunos dirán que se debe a todo éste boom de las novelas eróticas, pero no, también pululan en las estanterías obras de muchísimos géneros, que nosotras también devoramos con la misma avidez eso sí - pero bueno, para no seguir divagando, diré que el género romántico en todas sus versiones parece haber llegado para quedarse por bastante tiempo y seguir rompiendo records en cuanto a número de Best Sellers publicados, por mujeres claro está y que bueno, muy a pesar de las consignas que como dije, cada día pululan y se extienden con gran rapidez, en algunos casos, a manos de misóginos desesperados o de otros que intentan generar controversia para obtener unos cuantos momentos de fama. Respetable su opinión, lo es, lo que no es ni mucho menos admirable son las maneras que éstas personas emplean para dar a conocer y hacer valer sus opiniones, descalificando a los demás, al punto de ridiculizarlas públicamente y menos autoproclamándose no sé, los Tolkiens del Nuevo Milenio será.

Pero bueno, dejando atrás todas esas parrafadas, me dedicaré a exponerles sobre algunos autores, hoy la primera es mujer, por supuesto, quienes a pesar de sus circunstancias personales e incluso históricas, lograron labrarse un camino y dedicarse a la que considero yo una de las más nobles profesiones o artes, la del escritor.

Jane Austen:


No seré yo principalmente quien les realice un relato sobre la vida y obra de ésta autora, que es una de mis favoritas, y que como siempre menciono en algunos comentarios que he realizado sobre su obra durante mi lectura de entradas que han publicado sobre sus novelas en distintos blogs literarios, ella en gran medida, junto a las Brönte claro está, pero siento que más efectivamente Jane, ha sido la artífice y principal punto de inspiración para los autores del género romántico – histórico, en especial el dedicado al período de la regencia, por cuanto la señorita Austen ha sido la mejor cronista de su época.

He aquí un extracto de la biografía de una web dedicada a la vida y obra de Jane Austen, del que me he tomado el atrevimiento de emplear su pequeña biografía, que considero bastante bien sintetizada y útil.

Jane Austen (1775-1817) es una de las más célebres escritoras británicas, autora de Sensatez y sentimientos (Sense and Sensibility, 1811), Orgullo y prejuicio (Pride and Prejudice, 1813) -que es la más conocida de sus novelas-, Emma (1815) y Persuasión (Persuasion, publicada póstumamente en 1817), entre otras.

Sin embargo, es apenas medianamente conocida en el mundo de habla hispana, principalmente gracias a las adaptaciones para la pantalla de sus obras, entre las que destacan Sensatez y Sentimientos(1995), del realizador Ang Lee y ganadora del premio Óscar, y Orgullo y Prejuicio (1995), una de las más aclamadas miniseries producidas por la BBC – Me tomaré la licencia de nombrar aquí la película de 2.005, que es hoy día una de mis favoritas y de la cual he hecho una entrada especial aquí -.
Las Hermanas Bennet de Orgullo y Prejuicio, adaptación de 2005

Algunos tienden a menospreciar su obra por creer equivocadamente que se trata tan sólo de novelas para mujeres o novelas rosas. Si bien es cierto que la historia de amor en sus novelas es lo primero que puede atraer la atención del lector, quien se limite sólo a ver ese detalle queda privado de un material mucho más enriquecedor como la fina ironía y el minucioso estudio que hace de la naturaleza humana y de su ámbito social, que es lo que ha llevado a que se consideren grandes obras de la literatura inglesa y universal.

O también a considerar que su obra no refleja los grandes acontecimientos de su época (que es la misma de Napoleón Bonaparte), pero ella misma se consideraba una miniaturista.

Además logra un retrato muy realista de su mundo. Esa es otra de las grandes cualidades de su obra, aunque algunos de sus detractores consideren que se trata de un mundo muy limitado y pequeño, es también muy vívido.
Becoming Jane, biopic de 2007

Pero quienes han quedado atrapados por su ingenioso empleo del lenguaje, la precisión de sus palabras, su ironía y sátira, la caracterización de sus personajes y el trasfondo social, no sólo se convierten en fervientes admiradores, sino que desarrollan una adicción. NO, mejor dicho una obsesión por aprender más respecto a su vida y obra.

Antes de comenzar, cabe señalar algunos errores que frecuentemente se cometen al hablar de Jane Austen.

En primer lugar su apellido, es Austen, con e, nunca Austin.

El otro gran error es considerarla victoriana. NO era victoriana. La vida de Jane Austen transcurrió en el período denominado georgiano (por los monarcas Jorge que reinaron en Inglaterra durante esos años), que abarcó gran parte del siglo XVIII y principios del siglo XIX. De hecho, está especialmente relacionada con un sub-período georgiano: el de la Regencia (de 1811 a 1820), llamada así porque el Príncipe de Gales (posteriormente conocido como Jorge IV), ejercía la regencia del reino debido a la demencia de su padre el rey Jorge III; la Regencia fue la década en la que las novelas de Jane Austen aparecieron publicadas por primera vez. Precisamente dicho Príncipe Regente fue uno de sus lectores más entusiastas y, aunque a ella no le simpatizaba mucho el futuro monarca, se vio obligada a dedicarle una de sus novelas (Emma). Por tanto, era contemporánea de Napoléon Bonaparte. En cambio, el período victoriano comenzó en 1837, con el ascenso al trono de la reina Victoria, quien nació en 1819 (*).

Amén de todo esto, diré y aquí si me tomaré otra licencia, es que Jane Austen debe su entero conocimiento a su afición por la lectura, porque es de todos conocidos que durante muchos siglos, y en especial en la época en la que Jane le tocó vivir, como bien lo refleja ella misma en algunas de sus más conocidas obras, a las mujeres se les tenía prohibido ejercer algún tipo de profesión, mucho menos estudiar, salvo quienes tuviesen el suficiente dinero y posición social para contar con una institutriz o con una espléndida biblioteca, y mucho menos a heredar propiedades o manejarlas siquiera, de hecho sus primeros trabajos fueron publicados de forma anónima, pero ella era una chica poco convencional, que logro sobreponerse no sólo a un lugar en el que la sociedad supremamente paternalista pretendía relegarla, sino que también logró trascender en la historia y en la mente de muchas personas, manteniendo su obra una gran vigencia e importancia.
Sensatez y Sentimientos, adaptación de 1995



Sé que ha sido una entrada bastante larga, espero que no soporífera, así que si han llegado hasta el final, muchas gracias por regalarme parte de su precioso e importante tiempo, de modo que espero que hayan disfrutado de ella, así que bueno, espero sus opiniones y comentarios, como siempre!!!

* Tomado de la web: http://hablandodejaneausten.com/

4 comentarios:

  1. Hola Dana!
    Me ha gustado mucho tu entrada, me ha parecido muy interesante. La verdad es que el género romántico siempre ha sido despreciado, y encima el más vendido, no hay quien lo entienda :(
    A mí no me gusta la erótica, lo digo siempre, pero no por eso la menosprecio, creo que cada persona tiene derecho a leer lo que quiera, sea erótica, teatro, comedia o lo que quieran. Yo no soy menos que nadie por leer romántica, y tampoco lo soy mejor, pero hay de todo en la viña del señor...
    Me ha gustado mucho todo lo que has aclarado de la autora, había muchas cosas que desconocía, y siempre viene bien aprender, así que muchas gracias por la entrada.
    Besos! <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto Sandra, yo no solía leer romántica y mucho menos erótica, tampoco era de las que la menospreciaba, pero creo que primordialmente lo que prevalece es que la gente lea, ya sea que empiece por el género que más les guste, no puedes imponerle a nadie un estilo o género específico porque sería como imponer el como debes pensar y si algo no te gusta pues el respeto es lo que debe prevalecer también porque menospreciar siempre ha sido de tontos.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Había notado ciertas criticas de las que hablas, pero la verdad que nunca le había dado mucha importancia. Ahora parece que vamos a volver a siglos atrás en los que las mujeres ya no vamos a poder ni siquiera autopublicar un libro sea del género que sea. Parece mentira que estemos en el siglo XXI y aún así haya estos problemas. Yo especialmente no me gusta mucho la romántica, pero no por eso la desprecio. Conlleva el mismo trabajo que cualquier otra obra de cualquier otro género... Yo tampoco conocía muchas cosas de Jane Austen así que me ha venido genial el trocito de biografía. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Almu, la verdad es que siento que en muchos lugares del mundo o no terminamos de salir del medioevo o simplemente estamos regresando al pasado y muy para mal. Gracias por tu opinión.
      Besos!

      Eliminar